De enterizo a pequeñito

De enterizo a pequeñito

Vas con tu amiga caminando y pasan por el área de trajes de baño las dos se miran y comienza la charla de todos los años:
Amiga: Nena es que con este chicho no puedo ponerme eso! Pero que bellos!! Ya tu sabes con la cara de tristeza.Ni siquiera voy a mirarlos. Estas jodias flacas que pueden ponerse de to!
Tu: Chicho ja ja ja, (hasta te lo agarras) pero y yo que entre estas jodias estrías y el chicho este de la espalda me tienen mala. No mija mejor vamos pa lo que nos funciona: al unísono gritan el enterizo negro Ahhh y que no se te olvide el cover up.
Parecen resignadas a irse al rincon oscuro de los enterizos, esos enterizos monocromáticos, con el drapeado en el area del abdomen para dar la ilusión óptica de una figura más estilizada.

Sí yo también buscaba los enterizos negros para “tapar” lo que otros no querían ver.

Las veo como van, lentas y sin emoción. Y coño que no digo que los enterizos son feos ni nada por el estilo. Sin embargo los que son recomendados siempre son los mismos y tu sabes que no miento.
De momento te llega un mensaje a instagram o por messenger diciéndote: quieres ir del enterizo al pequeñito? (Sí soy yo 🤣🤣) Sigue el enlace en mi perfil para que veas las opciones que tengo para ti. Y mira lo que tengo para ti:
Esta es una guía basada en mi experiencia para llegar del enterizo clasico al bikini. Ojo que es solo una guía y puedes tu alterar, variar, omitir y añadir mas pasos en tu camino..

  • Empieza por un high waist. Los high waist son trajes de baño de dos piezas pero la parte de abajo es de talle alto lo que te da un poco más de seguridad. Busca un color que te guste y hayas querido probar. Atrévete con verde, rojos, los floreados, metálicos y los colores neones. Has de la compra de este traje de baño una aventura en lugar de un calvario. Ahora vienes tu y dices ayy es que odio medirme ropa. Pues para eso puedes comprar online pero es importante que conozcas tus medidas y ojo con eso que dije medidas no peso. 😉

 

  • En la búsqueda intenta no compararte con las modelos de los anuncios de la tienda y quítate la idea de que necesitas cambiar tu cuerpo para usar cierto tipo de ropa.
  • Busca en tu entorno una amiga que ya esté más avanzada que tu en ese aspecto y que te apoye, también puedes usar a tu esposo que usualmente es un fan obligao de esa obra de arte que llamas cuerpo.

    Cuando estas cómoda en tu propia piel es fácil que transmitas  seguridad a las más pequeñas, fortaleciendo más su autoestima en formación.

 

    • Si compraste online tan pronto llegue el producto disfruta la sensación de haberte arriesgado a intentar algo nuevo. Pruébatelo y haz las selfies pertinentes, si quieres maquíllate y todo para que sientas el proceso uno más artístico y con mucha producción. (A mí por lo menos me gusta el drama y hasta con peluca y todo me los mido)😁😎

      Mirate con compasión y orgullo. Date crédito y enumera tus atributos quien mejor que tu para saber cuan fuerte, sexy e inteligente eres.

 

  • Ya aunque con susto y tu corazón acelera’o confirmaste que te queda bien; teniendo en cuenta siempre que no te estas comparando con la modelo o influencer a quien viste con ese modelito que compraste. Empieza a caminar por tu casa para ver si no se te mete colillón y puedes moverte cómoda y libremente. En esta etapa también puedes decidir si este traje de baño es solo para ir a “featuriar” bronceándote o si te puedes ir pata abajo y arrastrarte por toda la arena, jugar voleyball , football y nadar sin miedo a que se salga algo.
  • Si no tienes personas que piensas te pueden dar el apoyo que necesites no seas pendeja y entonces has como yo; crea un personaje. Actúa, muchas veces tienes que fingir que te sientes alegre para no preocupar a tus seres queridos pues finge que eres Matahari o Marylin Monroe, finge que te acaban de dar un contrato como modelo y trabájalo, Honey! Recuerda: Fake It Until You Make It.

Ya casi te tengo ready y convencida coño, no te rías que ya se que estas a punto de caramelo. Ya te lo probaste, te gustó, te hiciste la selfie, se lo modelaste a quien querías y ahora viene lo bueno.

  • Decide el día que vas a ir a la playa y organiza con tu familia, grupo de amigos o una simple escapada con tu esposo/novio/amigo whateverrr y si es ninguna de las anteriores y estas en las de arriesgarte más, vete sola.
  • Ve a una playa con poca gente, ya sea por el día o la hora y disfruta de tu primer acto de retar el status quo rompiendo prejuicios y estereotipos así como a dar un paso más para dejar atras tus complejos y límites.

Nos vemos en la próxima o tal vez nos veamos en una playa cercana. Ahhh colabora y comparte conmigo como te fue.

También puedes comenzar por enterizos que dan ilusión de ser bikinis. Este lo compré online
Si hay poca gente o ninguna en la playa es un buen comienzo. Te da tiempo a familiarizarse con la sensación que crearás. Porque ver a una gorda en bikini y sin vergüenza está cabrón. Parece cosa de fin de mundo
Advertisements

A mí también me pasa

A mí también me pasa

En estos días estuve pensando en cómo los medios por todas partes hacen que nos sintamos inseguras con respecto a nuestros cuerpos y la forma en la que debemos ser. Para muchas de nosotras ser gorda o tener algunas libras de más significa fuente de estres y yo no soy la excepción tambien he sido víctima.

Cómo no decirles que batallo día a día diciédome -tranquila tu estas bien, el problema no eres tu, es la sociedad la que está mal– pero es una batalla dura. Y lamentablemente hoy no gané, cedí y dejé que mi mente ofendiera a mi cuerpo, me comparé con otras y conmigo, pero con una yo más delgada. Maldito peso que nos hace creer que somos menos o más valiosas según lo que diga la balanza. Y ahí estoy yo que comparándome con una yo de hace un año esa que tenía como mínimo veinte libras menos, eso es lo que en el exterior se ve; pero esa yo todavía no era tan feliz ni tenía la autoestima tan alta como la que está escribiendo y contándoles esto. Sin embargo esa yo (la “flaca”, pero flaca gorda porque todavía aún en ese peso seguía siendo gorda como ahora) no se detenía a pensar; esa yo simplemente quería ser como los demas querían que ella fuese…

Estoy gritando, en mis adentros mi corazón está agitado, sí el corazon de la que en Instagram y Facebook sube fotos diciéndoles que se ama tal cual es, que no le importan sus estrías, su celulitis y su flacidez. Esa misma que si la dejan se tatuaría un letrero en su espalda y frente que diría mírenme, me amo y merezco existir en este mundo!!! Sí, yo la que hace ejercicios por que ama su cuerpo y no porque lo odia… Sí, la que le grita al mundo que es body positive y que se siente orgullosa de ser una mujer de talla grande. Esa mujer hoy se siente un fraude.

Hoy me siento ahogada y desesperada porque quiero volver a ser algo que pasó, alguien que ya no soy. Quisiera ser exterior en lugar de interior, quisiera ser apariencia en lugar de sentimiento… Quisiera ser ese estándar que tanto critico y del cual huyo… Hoy no me siento linda, no me siento poderosa, no me siento sexy, no me siento imponente 😦 hoy quiero seguir el status quo… Y no vivir en este cuerpo que siempre me ha cuidado.

Puñeta hoy no quiero ser lo que soy, lo valioso; hoy quiero ser lo efímero y superficial… Hoy quiero ser del montón. Hoy quiero ser una mujer perfecta, una de revista. Una de esas que se afeitan sus piernas ya perfectamente afeitadas, una de esas a las que le borran las estrias y la celulitis para una foto de ensueño. Hoy quiero ser una mentira, una fantasía. Hoy me rendí, hoy me perdí.

Pero saben que? Hoy no es siempre y no será mañana. He aprendido lo suficiente de amor propio como para saber que puedo sentirme como mierda y no convertirme en ella. Hoy puedo estar de rodillas pero ya estoy planificando levantarme.

Que por qué les cuento esto? ¿Porqué compartirles la mierda que me arropa y se me sale por los poros? Pues puñeta porque soy humana, porque aveces es difícil nadar contra corriente y me canso, porque deconstruirse no es fácil, porque como todo en la vida el amor propio es un proceso lleno de altas y bajas y hoy estoy en baja casi subterránea… Hoy no me reconozco aunque hay algo en mi que no me deja irme del todo y es lo que me esta jodiendo hoy. Mi mente. Es irónico como nuestra mente puede jugarnos sucio y querer engañarnos, hacernos pensar en nuestra contra y dudar.

Dudas que dia a día aparecen y con las que lucho y muchas veces ignoro. Hay que saber cuales batallas pelearemos porque hay muchas Qué no valen la pena. Sé que tú batallas también pues diariamente recibo tantos mensajes de mujeres agradeciéndome por darles inspiración, mujeres que me felicitan y dicen que me admiran, mujeres que quieren ser libres “como yo” que quieren tener esa confianza en ellas mismas al igual que yo y hoy me siento presa, me siento insegura… Estoy juzgándome; yo que puedo ver tantos tonos grises, hoy lo veo todo negro… No quiero dejar de decirles como me siento para que vean que al igual que ustedes yo también lucho, yo tambien sufro, yo también caigo y estas caidas duelen y te hacen replantearte muchas cosas.

Afortunadamente mañana es otro día y hoy solo me queda ser fuerte y entender que por un día en el que caí no he perdido, que por este día puedo ver el camino que he recorrido y el que aún me falta por recorrer. Que tengo que seguir librando batallas porque así es esto que llamamos vida. Que no todos los días se gana, que no todos los días el interior vence al exterior pero que de esta mierda de día, de esta oscuridad mi luz brillará más fuerte. Así que por ahí nos volveremos a ver! En batalla porque así nos toca a las brujas! Ahhh y a modo de recordatorio te digo: si pensabas que esto era un viaje de subida y que todo era me amo y no me importa, Ja ja ja permíteme y me parto de la risa…

Siempre, siempre, siempre el sol sigue brillando. Brilla tú también con el!

Asúmete

Asúmete

Perdón.

Porque luego de leerme no serás la misma. Te llevaré a lugares dentro de ti que no sabías que existían y me querrás matar. Me odiarás porque sacaré lo que llevas ocultando hace mucho y ya es tiempo que lo dejes salir. Deja salir eso que te consume; ya luego sentirás hasta pena, pero no por mí sino por ti. Pena de lo que te convertiste, pena de lo que dejaste y pena por lo que perdiste. Intentarás callarme, lucharás con todas tus fuerzas por desmentirme, por silenciarme; hasta puta me dirás. Criticarás lo que hago y cómo lo hago porque te negarás a entenderme, a escucharme y mucho menos a darme la razón. Tranquila, eso fue lo que te enseñaron.

No te preocupes que te comprendo porque eso que te haré sentir también lo sentí yo. No por mí, sino por las otras que estuvieron antes que yo, esas que me mostraron esta verdad que intento compartir contigo; esa verdad que te niegas, esa verdad que pensabas era fantasía, esa verdad que duele. Estoy aquí para mostrarte que vives en una mentira, que vives en el sueño de Calderón de la Barca que supones y dispones, pero no sobre ti. Despierta pendeja y libérate.

Te toca levantarte de esa mierda de vida que crees que llevas, hoy desearás estar más despierta que nunca, ya has dormido suficiente, estabas anestesiada, enajenada de la realidad, de la tuya; de esa que intentaba dejarse ver en el espejo y tú te negabas a mirar. Levanta a la bruja que vive en ti y deja que haga su magia. Hoy yo como el demonio que crees que soy te mostraré de lo que te estabas perdiendo y como Dios hace, te daré el libre albedrío para que decidas si quieres aprovecharlo o no.

No te obligaré, ya vives sometida solo intentaré darte las llaves para que abras el candado que tiene fijas tus cadenas. Acompáñame y decide que quieres Ser. No es un secreto, no se compra no se vende, no lo fabrican simplemente nos lo anulan. Y ahi es donde entro yo, a despertarte a enseñarte como buscarlo así como otras lo hicieron por mí. Hoy seré tu Simone de Beauvoir y te enseñaré a disfrutar de ser mujer, simplemente mujer. En los demás roles esos que son impuestos ya eres experta y esos no me interesan. Seré tu Julia de Burgos esa Julia que dice: en mí manda mi solo corazón, mi solo pensamiento, quien manda en mí soy yo. Asúmete y juntas nos convertiremos en revolución.

Jeva

Jeva

Hace poco buscando nuevos hashtags para Instagram -porque coño yo comparto mi pensar y mi forma de vivir pero me encantaría ser una “influencer” aunque ahora que lo pienso no sé si seré buena influenciando a otros para que vean desde diferentes puntos de vista la vida, (Ya ven cómo me voy despegando del tema inicial, 🙄 definitivamente mi profesora de español en la Universidad no sé qué estaba pensando al motivarme a escribir) – pero bueno volviendo al camino… Buscando # en español, latinos y que reflejen mi personalidad para posicionarme correctamente en Insta y que mi mensaje llegue cerca de donde estoy (Puerto Rico), luego de casi 2 horas encontré #JEVA!!! Fíjense que lo escribí en mayúscula porque wow JEVA… pongan de su parte y delen un tono de estos jaquetones. JEVA, pero coño qué es una jeva? Rápidamente fui dentro del puto # (todo esto siguiendo las instrucciones y consejos de una aplicación para ayudarme con mi engagement en esto de Instagram) y vi una pequeña variedad de mujeres bonitas (según yo) sin embargo, parecían más o menos del mismo estilo. Un estilo que como que no es el mío porque venga que yo tengo un estilo transformer yo soy este tipo de “jeva” que no parece “jeva” aunque a veces hace cosas como “jeva” y en ocasiones le gustaría ser LA JEVA…

Pero vamos a ver les comparto mis dos top definiciones que me dió Google sobre las “jevas”:

  1. Jeba/jeva: novia o mujer que sea bonita y está buena. Que está buena (ya todas sabemos a lo que se refiere) pero no puedo evitar incluir el sarcasmo así que aquí les va ¿quien tiene el paladar de catadora o catador par determinar que una mujer está buena?) Pero nada eso es parte del español nuestro de cada día.
  2. jeva es una palabra llana de 2 sílabas.

Voy a hablar por mi cuando digo que me gustó mucho la más simple y con la que probablemente es mas difícil identificarse. Porque sencillamente todo va a depender del cristal con que se mire. Para algunos es tener una jeva, para otras es ser jeva o ser la jeva les da significado a sus vidas pero no podemos olvidar que sigue siendo una palabra llana de dos sílabas y que en leguage coloquial significa mujer bonita. Así que mi momento de jeva ya pasó o nunca lo tuve porque más que estar bonita, es ser bonita y el Ser no lo decide alguien más que yo.

No puedo ser la jeva porque soy bien aguda y me sobreesdújulo rápidamente. Pero para muchos soy, fui y seré jeva porque todo dependerá de la manera en que ellos me ven y no de como me siento. No le voy a buscar las cinco patas al gato debatiendo si es bueno o malo ser jeva lo que cuenta es como te hace sentir; solo te pido que tengas mucho cuidado si necesitas ser considerada jeva por otros y hasta hacer estupideces para sentirte jeva porque ahí tendrías problemas, porque le estarías entregando el poder de decisión sobre tu cuerpo y mente a otros y eso no es admisible. Cuando mi belleza/valor estan relacionados o definidos por percepciones me debe importar poco la opinión o juicios que los demás hagan o tengan sobre mí. Si soy jeva o no me toca decidirlo a mí, me toca sentirlo y vivirlo a mí y creo que cualquier mujer puede decidir si es una jeva porque al fin y al cabo ser jeva es ser mujer y lo de bonita se siente y esto te toca a tí.

Ahora te pregunto : tu que quieres ser? ¿Tu jeva o la jeva de alguien más?

Prefiero ser mi jeva, siguiendo mis propias reglas y creando los estándares que mejor se apliquen a mí.
Explorar tu sensualidad sin enfocarte en cómo te ven los demás sino en como te sientes es parte de convertirte en tu jeva.
Jeva y punto. Sin intentar encajar simplemente porque sí.

Ay Bendito…

Ay Bendito…

Siempre estamos preocupadas por los demás, por cómo nos ven, qué pensarán y qué dirán. Y así se nos va la vida, se van nuestras oportunidades, nuestros sueños, nuestras aspiraciones, nuestras necesidades; esperando por la aprobación de alguien más.

Y la vida que no se detiene y no le importa la opinión de persona alguna, sigue su curso hasta que llega su contraparte: la muerte, que muchas veces viene sigilosa e inesperada y es entonces que todo el mundo se detiene por un momento a pensar -coño mano, la vida es un minuto, estamos prestados, no somos nada, total! todos vamos para allá y un sin fin de frases y expresiones que sólo aparecen ante la inevitable muerte.

Pero por qué no meterle empeño a la vida (a la propia), por qué no vivirla por y para mí. Por qué perder la vida peleando con mi cuerpo, con su forma, con su tamaño para agradar a otros, para encajar… En lugar de trabajarlo, cuidarlo, disfrutarlo y ¿por qué no? exhibirlo con orgullo.

Ante la muerte no valen las dietas, las cirugías o los ejercicios, esa cabrona viene, te sopla y se va. Y a lxs demás no les importarás, sólo alguien se detendrá por un momento para decir -ay bendito, era excelente ser humano, ahora ya descansa con el señor, y todas esas mierdas (varias que se dice de los difuntos) 🙄 y tú que pasaste tu vida, sí! la tuya, tratando de encajar, de complacer, de parecer, serás otro ay bendito más. ¿Qué te parece eso?

Tú, que dejaste de comer porque te ibas a ver mejor cuando rebajaras veinte libras, tú, que no te pusiste el traje de baño de 2 piezas porque eso era para cuando más joven, tú, que no tomaste esas clases de baile porque te ibas a ver ridícula. Tú, que no te cortaste el cabello cortito porque no te ibas a ver femenina o no iba con tu tipo de cara. Tú, que no te pusiste el pantalón corto por las venas varicosas y por la celulitis, tú, que no saliste con aquél o con aquella porque tu familia no lo iba a aprobar… Con cada cosa que no hiciste por el qué dirán, moriste ¿y sabes qué es lo peor? que estamos muriendo todxs porque puñeta, dejar de vivir es eso: dejar de vivir es morir. Dejar de pasar momentos y experiencias únicas es morir (morir en vida) que contradicción, pero así viven/mueren muchxs.

Y es ahí cuando viene ella, la muerte y nos cagamos, nos lamentamos y nos molestamos bien cabronamente, pero si nosotras fuimos las pendejas que no aprovechamos, siempre pendientes al qué dirán, buscando la aprobación de alguien que no nos conoce y quien único nos la tiene que dar no tiene el valor suficiente para dárnosla. No te estoy dando consejos y mucho menos permiso para que vivas (ese permiso te lo das tú 😉). No soy una guía ni algo parecido, soy una mujer que decidió vivir. Una mujer que prefiere pedir perdón que permiso, entendí que cuando me muera seré un ay bendito más. Por eso, mientras viva me daré permiso para todo, sin excusas, seré esa loca que se olvidó de los complejos, seré esa loca que sonríe cuando ve que no pasa desapercibida, seré esa loca que baila y se graba para que otras mujeres se atrevan también, seré esa loca que vive y que es blanco de críticas, pero seré…

Y tú ¿qué serás? Un ay bendito en vida o una loca rebelde que se convertirá en un ay bendito ¿y con qué saldrá la loca esta?😏

Ella prefiere ser el ¡ay bendito qué ridícula! Porque se cayó viviendo, corriendo y disfrutando😁 En lugar de ser un Ay bendito siempre tan acomplejada.😶
Ay bendito si ella piensa que es modelo. Ehhh… Sí lo es y según sus estándares 😎
Ay bendito y a su pelo que carajos le pasó. Ehhh… Nada es su pelo y ella hace lo que le plazca con el.😋

No soy una historia triste

No soy una historia triste

Hablar de amor propio muchas veces requiere hablar desde las heridas. Heridas que muchas veces aún no han sanado. Para muchas mujeres el amarse, respetarse y valorarse es un camino lleno de tropiezos y desventuras que puede llegar a ser agotador.

No tengo una historia triste y desgarradora, tampoco humillante que sea merecedora de un capítulo en la rosa de Guadalupe. Pero al decidir emprender el viaje de amarme pude entender que no se necesita que alguien te humille, te desvalorice, incluso que se burle de ti todo el tiempo para que te conviertas en un ser cargado de complejos y en esas historias tristes y desgarradoras que plagan las redes sociales . Ese trabajo lo haces tú solita, (obvio con la ayuda de los medios de comunicación, las revistas y demás) ahhh y también uno que otro familiar ya sea la tía, la abuela o la prima, incluso hasta la madre. Sin embargo en mi caso yo no viví esas historias de bullying familiar o en la escuela.

Siempre he sido inteligente (pendeja, pero inteligente) era enamoradiza hasta ser ilusa pero y quien no lo es y sí, puñeta, siempre he sido gorda.

Recuerdo una canción que me encantaba creo que la cantaban los sabrosos del merengue y decía así: pregunta en mi barrio sabes como le llaman a las gorditas…y el coro gritaba: El mujerón, el mujerón!! Demás está decir que cuando yo escuchaba esa canción mi sonrisa era de oreja a oreja 😁 enseñaba los dientes cual peinilla en cabeza piojosa. Pero la historia era otra cuando ponían: ayy la golda BUDUSCA que le gusta fumar también. 🙄 odiaba esa canción, era como una oda al ridículo y yo era gorda, pero no quería ser la burla de persona alguna.

Y es que siempre es así, los gordos somos como el ejemplo de lo que no se quiere ser, como si ser gordo fuera lo peor que puede ser una persona. 🙄🙄 Asocian todo lo malo que le pasa a uno con ser gordo (Pero ya eso es otro tema recurrente en mis publicaciones porque lo diré tanto hasta que ustedes entiendan que ser gordo no es lo mismo que estar gordo.) como les iba diciendo, yo no viví tan abiertamente dificultades relacionadas a mi tamaño o forma, no tuve novios, pero si muchos muchachos con los que compartí 😏 Siempre me sentí una bomba sensual (Pero en apariencia) internamente siempre me sentía menos y esa sensación no me dejaba crecer. Yo no tenía constantemente a una madre que me decía que tenía que rebajar, que tenía que comer menos, me decían gordy de cariño y en pocas ocasiones fui silenciada por algún bestia compañero (gordo también y más pendejo) que intentó humillarme diciéndome vaca o ballena.

Creo que nunca hice más de lo que quería porque yo solita me relegué a una esquina, la esquina de las gordas que no tienen aspiraciones y que su única aspiración es – cuando yo sea flaca me voy a comer el mundo-… WTF! Sí, yo era esa gorda, resentida que siempre se sintió menos y limité mis experiencias por mi tamaño. Hoy a esa gorda le hubiese servido la gorda en la que me convertí. En la que me estoy transformando para que le dijera: pendeja, lo de afuera adquiere valor cuando proyectas lo de adentro. Esa gorda de antes necesitaba a la gorda de ahora o por lo menos ver gordas como ella exitosas y libres.

Esa gorda necesitaba entender que la palabra gorda no es un insulto y que los límites se los está poniendo ella cediendo su espacio. Yo no soy una representación digna de admirar, mucho menos un ejemplo (soy imperfecta, meto la pata, tengo dudas y situaciones) pero si puedo servir de inspiración para que otras (que al igual que yo alguna vez lo estuve) están en la esquina dejando que otros disfruten y tomen su espacio vean cómo se hace. O por lo menos sientan que si una pendeja como yo se armó y decidió amarse ellas también pueden hacerlo.

El amor propio es cuidarte, es estar pendiente de tus necesidades y satisfacerlas, es disfrutarte aún en contra de lo que te digan. Es ponerte primero a ti; porque para amarte hay que desaprender de roles y literal tener como regla divina y universal que para que puedas ayudar a los demás tú tienes que estar bien primero. No es egoísmo es sentido común. No te conviertas en una historia triste, transfórmate en historia, en una poderosa, en una historia digna de contar y de admirar, en una historia inspiradora.

La Humillación

La Humillación

Ay no me jodan. Nunca había sido tan consciente de la palabra gorda y el efecto que tiene en las personas hasta que bajé un poco de peso. Les voy a compartir dos historias, la primera de una mujer gorda a la que le dijeron gorda y la segunda de una mujer delgada a quien también le dijeron gorda.

Probablemente una de ellas va a leer esta publicación y espero que no se moleste (aunque obviamente no voy a decir su nombre) porque voy a tomar lo que le pasó como enseñanza para mí y para ustedes que me leen, incluso para ella misma.

La primera historia es de esta muchacha que comparte una foto de ella en las redes sociales y recibe un comentario de esos maliciosos (porque la maldad se ve de lejos) diciéndole: -ayyy yo no sabía que tu estabas tan gordita 🙄 La gente y su estúpida forma de intentar lastimar a los demás y digo lastimar porque utilizar el diminutivo “gordita” junto con yo no sabía… viene con su intención; como si puñeta uno se mirara en el espejo todos los días, no me hace falta que me digas si engordé, si rebajé o si me peiné!

Ella sólo compartió una foto suya en donde estaba feliz recibiendo un abrazo de un ser querido (Les comparto esa descripción porque ella sí escribió que estaba contenta y dijo quien era la persona de la foto, que no son perspectivas mías) ni siquiera preguntó estoy más gorda o más flaca que ayer 🙄 Pero nada, sigo con el relato, a mí me subió y me bajó porque la chica en cuestión me había hecho un acercamiento diciéndome que se sentía mal porque había aumentado mucho de peso, que su autoestima estaba baja, que yo la inspiraba y motivaba y varias cosas más que no vienen al caso.

La cuestión de todo es que en los comentarios muchos salían en su defensa diciendo – pero y ¿qué le pasa a esa? ¿Cómo se atreve a meterse contigo? (Eso es un más o menos) Pero en resumen lo que le molesta a la gente es que le dijeran gorda. Cómo si ese fuera el peor insulto que se le puede decir a un ser querido… Cómo si estar gorda fuera lo peor de este mundo. Cómo si estar gorda fuera lo último que quisiera estar alguien 😟😟😟 Como si por el hecho de que te digan gorda te estuvieran mentando a tu madre (esa sí es una falta de respeto para muchos).

Ahora les voy a contar del segundo casito para luego entonces hablar sólo un poquito de lo que significa estar, verse y vivir gorda en este puto mundo de idiotas.

Estoy yo de lo más entretenida viendo una película y con mi celu en la mano, ya ustedes saben un ojo aquí y otro allá 😁 cuando me sale una publicación de estás que son promoción en Instagram y es que he tenido que leerlo varias veces, y todas y cada una de ellas se me revuelca el estómago, porque mierda! hay que ser un pendejo o pendeja o tal vez estar bien dañado mentalmente para expresarse de la siguiente manera y cito (para que entiendan que a pesar del coraje, he tratado de ser imparcial): “estás muy grande, deberías rebajar para que te miren, a nadie le gustan las gordas, rebaja. Todo esto con esta única foto de una muchacha delgada, mierda y no delgada con curvas, puñeta delgada (flaca), ella se hizo esta única selfie mostrando su abdomen plano, mira puñeta yo trato de no juzgar y evitar este tipo de cosas, pero coño es que todo tiene un límite y el mío tocó fondo este día.

Sigo leyendo su caption: “permiso, (y por favor pónganle el mejor tonito absurdo que les parezca) si supieras que las mujeres con carne son de calidad, me gustan mis chichitos, mis curvas y mi peso”.🤷🏼‍♀️🤷🏼‍♀️🙄 (ahora viene la cherry on top) “muchos sienten vergüenza por esta humillación al decir su peso, aquí les digo con mucho orgullo que mido 5’9 y peso 150 libras ¿y qué pasó?” Ahí ella les compartió su peso y estatura para que vayan y verifiquen en sus tablas de bmi y corroboren lo gorda que está ella! inserten el sarcasmo 🙄 WTF y sí coño, hoy me he jaltaooo hablando malo porque puñeta es que esto se tiene que acabar.

Como yo soy una cabrona, pues igual que con la primera chica, con esta quise ver los comentarios y volvimos a lo mismo: una chica le dice “pero ¿quién carajo te dice gorda, es que no tienen ojos? (y puñeta de verdad tiene razón, quien le diga gorda a esta muchacha está ciego o ciega) en otro comentario le dicen- eres bella (Wow como si la belleza tuviera que ver con el peso o si ella estuviera diciendo que le dijeron fea) pero lo que más me sorprende otra vez es una respuesta de ella : me lo dicen todo el tiempo -(gorda)- es humillante. Sí, HUMILLANTE se los escribo en mayúscula!!! Para esta muchacha que le digan gorda es humillante.

Coño, es que quiero gritar, mi desesperación al escribir esto es mucha. Tantas cosas humillantes que te pueden decir y tú consideras que el que te digan gorda (tú estando delgada) es una humillación. Humillante es que te digan ladrona, mentirosa, oportunista, maltratante, basura, bruta y un montón de cosas más, menos puta porque mi feminismo no me permite usar esa palabra para menospreciar a las mujeres porque ya a adquirido otro significado para mí (ya eso es otro asunto 😉) pero bueno volviendo al tema, ¿de verdad el que te digan gorda es una humillación? ¿Desde cuándo?

Pues la realidad es que desde siempre nos hacen pensar que estar gorda es lo peor que le puede pasar a un ser humano, no es estar enfermo, estar preso, ser violado, Nooo!! puñeta estar gorda es como tener la marca del diablo, o llevar la letra Escarlata tejida en el pecho!! Y qué peor que eso? Pues, que te lo digan, que lo vociferen😟 además, que nuestras amistades y familiares nos quieren proteger y caen en lo mismo! Muchas veces nos dicen pero nena tu eres bella y fabulosa!! Y???? Coño sólo me dijeron gorda, no me dijeron fea! 🙄 Ya ven de que voy? Y saben qué? al carajo con lo que nos han hecho pensar, sí, todos pensábamos y creíamos en Santa Claus y en los Reyes magos! Pero cuando descubrimos que nuestros padres eran ellos pues logramos sobrevivir y estamos aquí haciéndoles creer a nuestras nuevas generaciones la misma mentira de mierda, sólo por tradición.

Hoy te pido que no perpetues esta mentira de que gorda o gordo es un insulto, de que la palabra gorda/gordo es lo más humillante que se le puede decir a una persona o lo peor que puede ser una persona.

No pretendo ser poco realista con este tema, pero coño, sólo basta con tener dos dedos de frente para ver que el peso de una persona no significa nada, o mejor dicho sólo significa un número al igual que la edad, el peso de una persona no define su salud, su inteligencia y mucho menos su valor. La palabra gorda es sólo un descriptor y ya es tiempo de que todo el mundo lo sepa y lo entienda, ahhh! y que lo use correctamente. Si quieres humillar, aprende a usar los insultos como Soraya Montenegro y dime bruta, estúpida, vaga, pilla, mentirosa, presentá, pero si me dices gorda no me estarás diciendo algo que yo no sepa y mucho menos algo que no sea verdad.

Si me dices gorda para humillarme, quien quedará humillado serás tú, no porque me ofendes; simplemente porque no estás diciendo mentiras ni un chiste, estarás diciendo una descripción física mía, una sola, y tendré que pedirte que le añadas, bella, agradable, fashion, diosa, sensual, sexy, arrogante, impertinente y si sigo no termino😏😏😏

Repite conmigo: la palabra gorda es un mero descriptor físico. No es una humillación, no es un defecto, no es lo peor, no es un crimen. Coño, estar gordo no es un crimen, ahh!! y no sé si se ha fijado, pero no digo ser gorda, porque ser y estar no son lo mismo. Yo soy muchas cosas y tal vez podría decir que soy gorda, pero señoras y señores yo soy Leuryck y estoy gorda. Soy Leuryck y estoy bella, estoy feliz, estoy amándome y sí, me amo en mi gordura y no estoy humillada por eso…

La palabra gorda no es la peor humillación, tener vacío el cerebro y el corazón, sí y demostrarlo me parece a mí que en definitiva sí es humillante.

*y pal carajo el positivismo hoy, porque literal, en este mundo todos tenemos derecho a existir, vivir y ser amados, no sólo los que cumplen criterios físicos como la delgadez. Así que no crean esa basura de mierda. Cuando sólo te dan una opción buscar y proponer otras es un acto político. ¿Estoy en lo cierto o estoy divagando?

No soy una humillación, no soy un defecto, no soy una burla. Soy orgullosa, soy fuerte, estoy gorda y vine para dejar huella.
Mi cuerpo con sus imperfecciones es merecedor de respeto, no me encogeré para obtenerlo, lucharé con orgullo por el.
Aquí estoy para que también le digas gordo a mí trasero (créeme tampoco estarás mintiendo) y mucho menos humillándome. 😏